Usos de la albahaca deshidratada

usos de la albahaca deshidratada

Nadie puede negar que las hierbas y especias le dan un toque mágico a la comida. Puedes tener una salsa insípida y con solo agregarle un par de hojitas se convierte en un manjar.

Cualquier persona que cocine te va a decir que nadie que se respete a si mismo cocinaría con hierbas secas. “Entre más frescas mejor” y probablemente tengan razón. El problema es que a menos de que tengas tu jardín de hierbas, comprar hierbas es súper caro y al final acaban echándose a perder, sobre todo cuando son hierbas con las que no estás muy acostumbrada a cocinar.

Es cierto que si vas a cocinar un platillo que no requiere cocción, por ejemplo ensaladas o postres, es necesario siempre usar hierbas frescas. Pero para salsas, carnes, aderezos, puedes usar hierbas secas y no va a pasar nada. Bueno te habrás ahorrado algo en la compra de la semana.

Hoy vamos a hablar de una de esas hierbas básicas en tu cocina, una opción ideal para darle diversidad y sabor a tus platillos sin tener que gastar de más. Puedes encontrarla fresca o deshidratada y cómo usarla fresca no tiene pierde me voy a enfocar en cómo usarla deshidratada.

Antes de entrar de lleno con la albahaca solo quiero recordarte un detalle, cuando la hierba esta deshidratada, sigue siendo la misma hoja solo que a esta se le extrae toda el agua, logrando que todos los aceites que le dan sabor se potencialicen ya que no están “diluidos” con el agua de la hoja. Así que cuidado a la hora de usarlas, hay que usar menos cantidad seca que fresca para lograr un sabor similar. También recuerda guardar todas las hierbas deshidratas (al igual que todas las especias) en zonas oscuras y frescas, esto ayudará a preservarlas “frescas” o digamos utilizables por más tiempo.

Ahora sí, la albahaca… Una favorita mundial. Aunque se cree que viene de India, todo el mundo la conoce como la hierba italiana por excelencia. Los italianos son tan fans, que en la edad media se consideraba la hierba del amor. Cuentan las leyendas que si un caballero le llevaba una planta de albahaca a una bella dama, significaba que su amor por ella no tenía límites. Obvio, como todas en la edad media, era considerada afrodisiaca. Este es sólo un ejemplo de los miles de milagritos que le cuelgan. Hoy en día en algunos países todavía se acostumbra regalar una planta de albahaca a personas que empiezan un negocio, ya que se cree que la albahaca atrae el dinero.

usos de la albahaca deshidratada

Cantidades a usar

Recuerda que estamos hoy hablando de hierbas deshidratadas así que estas medidas son para albahaca deshidratada.

Con carnes rojas: 4 cucharaditas por kilo

Con pollo o pescado: 4 cucharaditas por kilo

Con vegetales: 3 cucharaditas por kilo

Con arroz, pan, pasta y demás carbohidratos: 2 cucharadas por kilo

¿Qué acompañar con albahaca?

 Cuando pensamos en albahaca hay dos cosas que se nos vienen a la mente pesto y jitomates. El pesto hay que hacerlo con hojas frescas por lo que no hablaremos más de él. Pero al jitomate puedes complementarlo perfecto con albahaca seca siempre y cuando vaya cocido. Por ejemplo unos jitomates cherry al horno, o en una escalibada de verduras.

Otros vegetales que puedes terminar con albahaca seca son la berenjena, espinaca y calabacita. Todas en su versión cocida por supuesto, sino utiliza hojas frescas de albahaca.

Salsas de jitomate, salsas a base de mezclas vegetales y rellenos para aves son otras opciones donde puedes usar albahaca seca.

Por ultimo si quieres combinarla con otras hierbas o especias utiliza alguna de esta lista:

  • Ajo
  • Mejorana
  • Mostaza
  • Orégano
  • Pimentón
  • Paprika
  • Perejil
  • Pimienta
  • Romero
  • Salvia

¿Cómo deshidratar la albahaca?

usos de la albahaca deshidratada

Si alguna vez has comprado o incluso si tienes una planta de albahaca y la has cosechado, sabes que sus hojas son muy sensibles y que se oscurecen con facilidad. Si eres como yo y te encanta cocinar con albahaca fresca, pero odias que se eche a perder sigue estos sencillos pasos y deshidrata las sobras de albahaca para poder utilizarlas cuando quieras.

  • Asegúrate que las hojas a deshidratar están lavadas y no tienen partes negras o echadas a perder. Si las lavaste, sécalas bien con una toalla de papel.
  • Junta las hojas en manojos y átalas con una liga por el tallo.
  • Cúbrelas con una bolsa de papel de estraza y ata esta bolsa a la liga de las hojas de albahaca.
  • Cuélgalas en un área exterior de tu casa donde le dé mucho sol.
  • Déjalas ahí por varios días checándolas de vez en cuando.
  • Una vez que se vean secas y al tocarlas estén crujientes, están listas.
  • Guárdalas en un bote o frasco limpio con tapa que evite que se humedezcan y úsalas cuando necesites.

,,

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *