Mi Despensa

despensa

Hay un proverbio chino que dice ni la más capaz de las amas de casa puede crear maravillas con una despensa sin arroz. Siempre que lo leo pienso en como cada casa tiene sus ingredientes estrella y que muchas veces sin pensarlo nuestra lista de la compra es prácticamente igual a la de la semana anterior.

En mi caso suele ser así, aunque si varío en algunos ingredientes, la mayor parte de mi lista suele ser igual. Esto no significa que siempre coma lo mismo, ni que mis comidas sean monótonas, pero hay ciertos ingredientes que usados correctamente pueden hacer maravillas.

Small Pantry

Yo divido mi despensa en 4 tipos de producto. Hay ciertos ingredientes sin los que yo no puedo vivir o los indispensables, hay otros que me gusta llamar de emergencia, que son los que me salvan cuando llega alguien de sorpresa o cuando no tengo ganas de cocinar, hay otros que son costumbre y por ultimo están los antojos, no son esenciales pero son los que más felices nos hacen.

Frutas y Verduras

Para mi esta sección esta incluida en los indispensables. En mi casa nunca faltaran plátanos, berries, manzanas y mandarinas, aunque siempre intentamos tener más variedad de fruta, especgreen applesialmente las que están en temporada. La fruta es la mejor acompañante en el día y la mejor colación, es la comida rápida por excelencia.

La elección de verduras es más complicada por hay varios tipos, están las indispensables, las de emergencia, y las de antojo. Jamás faltan ni faltarán un par de cebollas, aguacates, chiles,  lechuga, limones, jícama y pimientos en mi despensa. Siempre intento tener jitomates, zanahorias, ajo, jengibre, papas y pepino, porque además de que agregándolos a cualquier platillo lo mejoran, son perfectos para una emergencia. Por último siempre compro alguna sorpresa de temporada y alguna hierba aromática que haga que todo sepa mejor. Si quieres hacerte una idea, visita la sección de ingredientes para ver una lista de mis hierbas favoritas.

Granos, Semillas y Harinas

No hay mejores amigos para tener comidas variadas llenas de nutrientes, por eso suelo tener a la mano arroz, lentejas, alguna variedad de frijoles o habas, garbanzo, cous cous y avena. Tampoco faltan nueces, almendras, arándanos y dátiles o ciruelas pasa. También siempre hay maíz palomero para palomitas de maíz.

Cuando vivía en Europa esta lista era mucho más larga porque había muchas más opciones de harinas, en México no tenemos tanta variedad por lo que suelo tener harina de trigo, harina integral y harina de maíz. Desde que me diagnosticaron con prediabetes, he sustituido el harina de trigo por otras como harina de coco, harina de avena y siempre que encuentro compro harina de quinoa o de amaranto.

Y aunque no entra en esta categoría por completo también voy a incluir aquí la pasta. Suelo tener al menos dos tipos de pasta una larga y una corta. Mis favoritas son fetuccine y farfalle pero intento variarle para no aburrirme. Suelo comprar marcas italianas y siempre voy a lo seguro.

Lácteodespensas

No soy muy fan de la leche así que intento tener un par de cartones de leche entera, porque es mejor para cocinar. Siempre tengo yogurt, de preferencia griego y quesos, mucho queso, tanto como se pueda. Nunca faltan parmesano, cheddar y algún queso cremoso. Pero suele haber alguna otra opción que se me haya antojado en el camino. Últimamente me he vuelto muy fan de la leche de coco, la uso para cocinar, en mi café o para preparar mi avena mañanera.

Salsas, Aceites y Aderezos

Esta lista es corta: aceite de oliva, vinagre balsámico, vinagre blanco, mayonesa, mostaza, alguna salsa de chipotle o de habanero y salsa de soya.

Otros

Por ultimo no pueden faltar vino (en cualquiera de sus presentaciones) miel, azúcar de coco, chocolate amargo, pan rallado o panko, almond butter y peanut butter (ambas sin azúcar refinada) y una colección de especias que crece y crece. Tampoco faltan levadura, royal y bicarbonato de sodio.

También suelo tener latas de emergencia, ya sea atún, mejillones, frijoles, tomate italiano, aceitunas, para evitar sorpresas cuando hay visitas inesperadas.

Y como diría el proverbio, con esta despensa si que se pueden hacer maravillas.