¿Quién está detrás de Para Callar a la Suegra?

Esta semana el blog cumple 9 meses y caí en la cuenta que jamás me he presentado. No es casualidad porque como que siempre tuve la idea de hacer un blog anónimo para darle importancia a la comida y así nada se la quitara.

El problema es que a nueve meses de empezar este proyecto, me he dado cuenta que lo objetivos y los planes se han ido transformando, así que hoy saldré del closet bloguero jajá y me presentaré.profile2

Me llamo Itziar y llevo 31 años en una relación apasionada con la comida. Desde la primer botella de leche estaba enamorada y ese amor fue creciendo junto conmigo. Aunque cuenta mi mamá que no era muy fan de las papillas, así que probablemente en esas épocas estábamos reconsiderando nuestra relación.

Claro que después conocí el chocolate y supe que lo nuestro era para siempre. No siempre me gustó cocinar, ese gusto lo adquirí a los 15 años. Me acuerdo perfecto el día que hice mi primer receta. Estaba enojada por tener que ayudar a mi mamá a hacer croquetas.  Ella me explicó que tenía que hacer y poco a poco fui siguiendo la receta y mientras la seguía me iba maravillando de los cambios que se iban llevando a cabo frente a mí.

Yo sólo había mezclado mantequilla con harina y ya la cocina olía diferente, fue cambiando de color y hasta de consistencia, al agregarle la leche parecía que había perdido esa masa dorada, pero al batir me di cuenta que no se había perdido sino que se había transformado. Yo también me transforme ese día y empecé el camino que hizo que tú y yo estemos conectadas hoy.

Empecé a cocinar de a poquitos, que si un pastel para el cumpleaños de alguna amiga o que si el desayuno el domingo, pero entre más cocinaba, más tiempo quería pasar en la cocina. Una de mis tías que ama cocinar iba de aquella a unas clases de cocina en las mañanas y al ver mi creciente amor por la cocina, me comentó que su miss también daba clases en las tardes.

Me costó un poco de tiempo pero al final convencí a una de mis amigas para que fuéramos a las clases de cocina. Esa sí que fue una experiencia, dos pubertas tomando clases con un grupo de señoras. Te puedo decir que aprendimos mucho más que a cocinar, jajá.

Así fueron pasando los años y cuando llego el momento de escoger que estudiar obvio ni lo dude, Artes Culinarias era la única opción para mí. Me veía perfecto trabajando en una de esas cocinas francesas como en las películas. Después de un par de años en la universidad, me toco ir a hacer prácticas y aunque no era exactamente el lugar de mis sueños, me fui a Madrid a practicar en una tiendita gourmet que además tenía catering.

No era Paris, pero el plan incluía un año en Madrid con mi mejor amiga y a los 20 años sabes que lo único que tienes es tiempo así que hice mis maletas y a Madrid me fui. Sin saberlo esa fue la mejor decisión que he hecho jamás. Esa tiendita gourmet empezó a crecer y para el momento en que regresé a México ya había 6 tiendas.

Pero lo mejor no era la tienda en sí, sino el chef que las dirigía. Se llamaba Jose, era madrileño pero había trabajado años en Nueva York y se había convertido en un español americanizado. Su amor por la comida era impresionante y me enseño todo y más. Esos años trabajando con Jose fueron increíbles y en ellos aprendí que yo no iba a ser feliz encerrada en una cocina ultra gourmet peleando por estrellas Michelin, entendí ahí mismo en una bodega gigante perdida en calles de Vallecas, que mi felicidad iba a estar unida a compartir el amor a la comida. Claro que el darte cuenta de tu misión y el entender y saber cómo llevarla a cabo no es lo mismo. Después de altos y bajos, un par de trabajos culinarios, algunos increíbles otros de terror, llegue a ese punto donde dices hasta aquí, no sé qué tengo que hacer pero sé que esto no lo es.

Así que renuncie  a todo y anuncie que iba a empezar un blog. El 60% de la gente me vio con cara de “ahora si la perdimos”, otros me dieron el avión y otros pocos me felicitaron y me avisaron que cuando necesitará probadores de recetas, ellos estaban disponibles.

Durante un año más o menos  estudie e investigue todo lo que pude para tener los conocimientos básicos para empezar un blog. Hasta ese entonces mi computadora solo se abría para checar mails y ver Facebook.

En esta etapa fue donde nació el nombre de Para Callar a la Suegra. ¿Odio tanto a mi suegra que solo se me ocurrió ese nombre? No, siento desilusionar a muchas pero la realidad es que fue un nombre que se nos ocurrió tomando café. En esas épocas, como tenía mucho tiempo libre, pasaba horas tomando café y conviviendo con mis amigas y en uno de esos cafés salió. Se nos hizo gracioso y un nombre del que te acuerdas y así nació Para Callar a la Suegra.

Por fin en mayo del 2014 logre tener todo listo para escribir el primer post, puedes verlo aquí. La idea era escribir un blog con recetas rápidas, fáciles y ricas para hacerle la vida más fácil a la gente y estaba funcionando. En poquito empezaron a llegar los likes en Facebook, y empezaron a haber entradas al blog y mi corazón estaba lleno de alegría. Todo era felicidad.

En agosto mientras disfrutaba de un verano lleno de alegría empecé a sentirme mal, en las noches se me bajaba el azúcar horrible y para no hacerte el cuento más largo me diagnosticaron prediabetes.

Me entere después que realmente el termino prediabetes no existe, pero los doctores llaman así a la resistencia a la insulina, por dos razones; la primera porque si no te cuidas acabas con diabetes y la segunda para meter todo el temor de Dios en tu corazón y que no acabes con diabetes. En mi caso lo logró porque ese temor de Dios sigue en mi corazón y el simple hecho de ver algo dulce hace que salga otra vez a la superficie.

Y he pasado por como 3 etapas desde este diagnóstico, en la primera me sentía tan mal que todo lo demás me daba igual. La segunda etapa, cuando ya la dieta y las medicinas empezaron a hacer efecto, me estresó horrible, por fin había encontrado algo que me gusta hacer, que puedo hacer desde cualquier lugar y ¿ahora de que voy a hacer recetas si no puedo comer nada?

Pero luego llegue a la tercer etapa, después de darle mil vueltas me di cuenta de 3 cosas:

  1. a) Aunque mi mamá diga que soy especial, la realidad es que soy muy común y corriente. Si soy común y corriente significa que hay gente como yo y si hay gente como yo, hay gente que no puede comer muchas cosas y que daría su brazo por poder comer rico sin sentirse mal.
  2. b) Aunque nadie escarmienta en cabeza ajena, la gente debería hacerlo y desde este blog puedo ayudar a que nadie pase por lo que yo estoy pasando ahora.
  3. c) Hoy en día hay la cantidad de gente con diabetes o problemas de azúcar es enorme y tristemente este número crece cada vez más. Y yo puedo ayudar a todas esas personas a comer rico y sano.

Así que después de esta realización me di cuenta que soy muy afortunada no sólo por el hecho de que me diagnosticaron a tiempo y estoy a tiempo de hacer un cambio en mi vida y sentirme bien, sino porque además tengo la oportunidad de ayudar a mucha gente que se siente mal y que a lo mejor no sabe por dónde empezar.

A partir de ese momento todo cambió y he pasado los últimos meses estudiando y aprendiendo todo lo que puedo para entender un poco mejor estas enfermedades y encontrar formas prácticas de llevar una vida sana.

Esto significa no solo un cambio radical en mi vida sino también un cambio radical en el blog, a partir de ahora y ya se los platicaba un poco en diciembre, este blog se convierte en un blog de investigación y una zona de pruebas para encontrar opciones fáciles para personas con diabetes o problemas de azúcar.

Aunque me gustaría que no se quedará ahí, mi mayor deseo es lograr evitar que más gente llegue a este punto. Así que a través de las recetas y los posts en este blog quiero ir compartiendo todo este nuevo aprendizaje.

Para lograr estos objetivos además de intensear a mis doctores y nutriólogas, me acabo de inscribir en IIN también conocido como Institute of Integrative Nutrition. A partir del 16 de enero seré una orgullosa estudiante del instituto.

Muchas gracias por ser parte de este camino, me da mucha alegría poder compartir esto contigo y estoy muy emocionada por continuar los cambios hacía una vida más sana. Ojalá me acompañes y tú también logres hacer cambios para llevar una vida más sana lejos del azúcar refinada.

,

Comments

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *