¿Cómo lavar lechugas y otras hojas verdes correctamente?

como lavar lechugas

Pocas cosas son más deliciosas que una ensalada y lo que hace a una ensalada deliciosa son las hojas verdes con las que mezclas otros ingredientes. De la misma forma pocas cosas arruinan más rápido una ensalada que hojas marchitas o aguadas.

Lo primero es tener las manos limpias. Parece increíble pero no sabes cuanta gente olvida este paso y es súper importante porque la mayoría de las veces vamos a comer las hojas crudas y si no tienes las manos limpias puedes seguir los demás pasos al pie de la letra que tus vegetales van a estar contaminados seguro.

Ahora si la separar las hojas, si la lechuga tiene corazón hay que cortarlo antes de lavar. Si hay áreas marchitas también es importante eliminarlas antes de seguir. Si tienen tallos (por ejemplo la espinaca) hay que quitarlos en este punto.

Una vez que ya están las hojas libres y perfectas para usar, es momento de lavarlas. ¿Cómo se lavan? Es muy fácil si las hojas son lo suficientemente grandes para sostenerlas debajo del grifo se lavan como cualquier otra fruta o verdura. Si por lo contrario son más chicas (por ejemplo hierbas frescas) hay que sumergirlas en agua por un minuto. Se cuela el agua y se repite el proceso.

No es bueno usar jabón o detergentes para lavar las hojas ya que pueden absorber sustancias de estos. Puedes usar desinfectantes aunque la FDA (US Food and Drug Administration) no lo recomienda.

Una vez que están lavados hay que secarlas con toallas de papel, la idea es eliminar el exceso de líquido.

Una última cosa antes de terminar, no es una buena idea lavarlas con mucho tiempo de anticipación ya que al guardarla el exceso de humedad puede hacer que la presencia de bacteria aumente y también ayuda a que se eche a perder más rápido.

Related Post

,,

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *