5 recetas que toda mujer debe saber

5 recetas que toda mujer debe de saber

El fin pasado me fui de fin de semana con mis primos y regrese TRAUMADA.  No por mis primos en sí, todos son grandes personas y los quiero con el corazón. Lo que me traumó fue lo poco que saben mis primas de cocina y antes de que me juzgues, no estoy pidiendo que tengan grandes conocimientos pero sí creo que hay ciertas cosas que toda persona de más de 25 años debe saber hacer dentro de la cocina.

No para que sorprendas a nadie, sino por ti misma. Para ser autosuficiente. Para no sé, inserta aquí la razón que quieras, pero por amor a todo lo sacro, asegúrate de al menos saber estos básicos:

1) Como hacer un huevo

No importa si los haces revueltos, estrellados, poché. Si van solos o acompañados. Si llevan salsa o van sin salsa. El chiste es que en tu repertorio culinario haya al menos la posibilidad de desayunar huevo y sobrevivir para contarlo.

Es muy fácil y hay mil opciones. Puedes aprender una receta toda pirrurra si quieres ser la amiga o la novia del desayuno favorito. O puedes aprender una receta para mortales solo para asegurar que si alguien llega a tu casa no va a morir de hambre. (Si, si sé que hay cereales ilimitados, pero piensa, ¿qué diría Martha Stewart?)

2) Una receta para pasta

Este punto algún día me lo agradecerás. Literal conocer una receta para pasta te va a salvar más veces de lo que crees. Tengo mil razones para probarlo (bueno no mil pero tú me entiendes):

  • Es una opción relativamente barata
  • Sirve para comidas o cenas (a veces hasta para el brunch)
  • Es la opción perfecta para cuando te toca llevar algo a una cena de amigos
  • Puede ser frio o caliente
  • Combina con todo
  • A prácticamente todo el mundo le gusta así que siempre quedas bien

Así que no esperes más y aprende a hacer una pasta hoy mismo.

3) Una botana

No tienes que convertirte en el ama de las botanas, pero es tan bonito cuando vas a casa de alguien y te ofrecen algo más que unas papas. Hay un mundo de botanas para descubrir y la buena noticia es que solo necesitas una receta.

Puede ser un dip súper fácil con 2 ingredientes o puede ser un quesito coquetón, chance tu estilo es más de algo sofisticado con nombre impronunciable. Está bien, tú escoges y tú mandas. Sea lo que sea puede volverse tu botana de siempre o puedes aprender a hacerle variaciones. El único objetivo es que logres alejarte del yo que pone papas fritas y aceitunas para picar cuando llegan las visitas.

4) Un trago coqueto

Cuando mis amigas y yo éramos jóvenes (soné como de 1000 años, pero es verdad) nos juntábamos religiosamente a jugar cartas todas las semanas. Era divertidísimo y nuestro trago coqueto lo hacía aún más divertido. La preparación de nuestros daiquiris (eran principios de los 2000 el gin todavía no era cool) era parte integral de la diversión de la noche.

El trago coqueto puede ir cambiando y siendo más sofisticado conforme tu maduras y te vuelves más sofisticada, pero pase lo que pase apréndete un trago coqueto.

5) Un postre

Una comida es como un libro y si no hay postre o esta malo es como cuando estás leyendo un libro picadísima y resulta que al final todos eran extraterrestres o alguna cosa así sin sentido, te arruina el libro. Un gran postre puede hacer que la peor de las comidas parezca buena.

Los postres no tienen que ser súper gordos, no tienen que llevar muchísima azúcar y no tienen que ser complicadísimos.

Hay recetas fáciles, rápidas, sin azúcar refinada que son deliciosas. Apréndete una de esas.

Cuéntame que recetas crees que son básicas en tu vida. Puedes hacerlo en la sección de comentarios o mándame un mail a hola@paracallaralasuegra.com

,,,,

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *