3 tips para sobrevivir al antojo cuando estás a dieta

Uno de los propósitos de año nuevo más común, sino hasta el más común es el de perder peso. Llega enero y tienes toda la actitud, estás mentalizada y juras que este será el año del bikini. Pero por ahí de febrero se acaban las buenas intenciones y caes en la tentación del antojo feroz.

A lo mejor, como en mi caso, no estas a dieta por gusto, sino que es por necesidad, por salud. Estos casos no son libres de antojo, la única diferencia es el precio a pagar por caer en la tentación.  En dietas por necesidad no sólo tienes que preocuparte por los kilos de más, sino también por las consecuencias a corto, mediano o largo plazo.

Sea cual sea la razón por la que estas a dieta la realidad es que sobrevivir al antojo a veces es imposible. Para evitar caer en el antojo te tengo 3 tips que pueden ayudar a evitar los antojitos y mantenerte a régimen sin sufrir de más.

tips para sobrevivir al anotjo

1) Ojos que no ven, corazón sin antojo

¿Cuándo crees que sea más fácil decir que no a un pastel de chocolate, cuándo lo tienes enfrente y puedes olerlo y saborearlo con todos tus sentidos o cuando es sólo una idea lejana en tu mente?

Evita tener cosas “ilegales” en tu casa. Limpia tu refrigerador, despensa, etc.  de productos propensos al antojo. No tienes que tirar la comida, pero puedes regalarla y así evitar tener cosas que sabes que no vas a poder evitar.

Acuérdate que tu fuerza de voluntad necesita un poco de ayuda.

2) Hidrátate

Aunque no lo creas, muchas veces cuando crees que tienes hambre lo que tu cuerpo te pide realmente es agua. Así que asegúrate de estar bien hidratada y si sientes que tienes hambre, toma un vaso de agua y espera unos minutos. Si después de ese tiempo sigues con hambre come algo, pero si no, lo más probable era que tu cuerpo sólo necesitaba hidratación.

3) Sustituye para ganar

Si por ejemplo mueres de antojo de unas papitas fritas preparadas con chamoy y valentina. Comete unas jícamas con zanahoria y salsa picante. Es una botana deliciosa pero con muchísimas calorías menos y mucha menos azúcar.

Si tienes mil ganas de un helado, puedes congelar yogurt griego y comerlo en vez del helado.

Piensa en opciones saludables para sustituir tus antojos y verás que poco a poco estos irán disminuyendo.

Cuéntame que sueles hacer tú para sobrevivir al antojo, escribe tus ideas en la zona de comentarios abajo.

Related Post

,,

Comments

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *